Blog

chiles secos en la gastronomia mexicana

Si algo caracteriza a la gastronomía mexicana es el abundante uso de los chiles. Los hay de muchas intensidades, se cultivan en muchas regiones del país y se han llegado a crear variedades nuevas. Otra costumbre interesante del uso de los chiles es que los secan y ahuman con algunas variedades. Estos procesos han permitido llegar a nuevos sabores que se han integrado en muchos de los platillos más famosos de la comida mexicana.

¿Sabéis por ejemplo que un chile chipotle fue alguna vez un jalapeño? De todos los chiles secos disponibles en los mercados, existen cuatro en particular que son considerados como los de mayor uso en la comida. A continuación os dejamos el nombre de cada uno de ellos:

Chile Chipotle

Viene del náhuatl Xipoctli. Es un chile jalapeño o morita seco y ahumado y es considerado como uno de los más usados en la comida mexicana. Su sabor es único y perfectamente definido.

Chile Ancho

Es la versión seca del chile poblano. Su picor puede variar de un chile a otro, tal y cómo pasa con los chiles poblanos. Se usa mucho para la elaboración de adobo y por supuesto de mole. Una delicia.

Chile Pasilla

Es un chile chilaca puesto a secar y ahumado. El chile pasilla es de los favoritos para sopas y salsas por su color y su sabor picoso pero con ciertos toques frutales. Es el chile que encuentras en la sopa de tortilla por ejemplo.

Chile Guajillo

El guajillo es la versión seca del chile mirasol. En su versión fresca no es muy común en la zona central de México. Crece en un ambiente caluroso y húmedo por lo que se le considera un chile de zona cálida. Es considerado como uno de los chiles secos menos picantes y más dulces de los chiles secos.

 

Café Villa Campachiles secos en la gastronomia mexicana